Qué ver

Qué ver¿Qué ver en Dublín? La capital irlandesa ofrece a los turistas un gran número de lugares para visitar. Además, gracias a su sistema de transporte público, es fácil desplazarse de un punto a otro. Si no, siempre queda la opción de moverse a pie, pues las distancias no son muy grandes. Quienes estén interesados en pasar más días y ver muchas cosas, deben informarse sobre Dublin Pass. Es una opción cómoda y económica que permite obtener importantes descuentos y ventajas.

Conviene hacer una buena planificación para saber qué ver en función de los días que vamos a pasar en Dublín. Como capital de Estado que es, la ciudad cuenta con un importante número de museos. Bien es sabido que cada uno requiere de una importante cantidad de tiempo para ser visitado. Entre dichas instituciones, cabe destacar la Galería Nacional de Irlanda, el Museo Nacional de Arqueología y el Museo de Historia Natural. Cada uno de ellos requiere horas de dedicación pues cuentan con un gran número de salas y exposiciones. Pero son el destino ideal para los amantes de las visitas más culturales. También hay opciones alternativas, como el General Post Office Witness History, donde se cuenta la historia del país.

Siguiendo la senda cultural, Dublín cuenta en sus calles con importantes edificios de carácter religioso. Su valía es grande por la antigüedad de las construcciones y de lo que se encuentra en su interior. Principalmente llamativa es la Catedral de San Patricio, dedicada al patrón de Irlanda. Sin duda alguna es uno de los símbolos más identificativos del país. No menos importante es la Catedral de la Santísima Trinidad, que rivaliza con el otro gran edificio religioso en tamaño, antigüedad e importancia. Ambas construcciones son de bella factura, marcado estilo medieval y gran valor arquitectónico.

Los amantes de las zonas ajardinadas y de la naturaleza también tienen cabida en Dublín. Es de visita casi obligada el Phoenix Park, situado al noroeste de la ciudad. Destaca no solo por su gran tamaño, sino también por su flora y su fauna. Son especialmente famosos sus ciervos, que se pueden ver en libertad por las praderas. Más en el centro hay otras extensiones verdes de gran valor, como Saint Stephen’s Green.

Y los amantes de la vida nocturna también podrán disfrutar de Dublín de manera especial. Además de los pubs y tabernas que pueblan casi toda la ciudad, hay zonas dedicadas especialmente al ocio nocturno. Hablamos de la célebre Temple Bar, una zona interesante de día pero especialmente viva de noche.

No se admiten más comentarios