Historia

Historia de DublínLa historia de Dublín se remonta a la época de los vikingos. Fueron éstos quienes levantaron la primera ciudad amurallada en la zona. Estaba situada en un lugar que dominaba el acceso al puerto. Olaf el Blanco estableció allí la capital de un pequeño reino comercial. Eso sucedió en el año 852 d.C. Más tarde, en el año 1170 d.C., el reino de Dublín sucumbió al ataque de los anglonormandos. Quedó sometido a su influencia durante muchos años.

Durante los siglos XVI y XVII surgió en la ciudad una próspera industria textil que alcanzó su apogeo en el siglo XVIII. Sin embargo, la política de Jorge II dificultó el desarrollo industrial de la ciudad. El Acta de Unión de 1801, que abolía el parlamento irlandés, acentuó la crisis. Simultáneamente, el crecimiento de la burguesía católica contribuyó a fortalecer el sentimiento nacionalista. Esto culminó con la elección de Daniel O’Connell como alcalde de la ciudad en 1841.

La falta de un adecuado desarrollo industrial creó un grave problema de desempleo y pobreza en la urbe. Esta situación, unida a la crisis económica del resto del país, radicalizó la tensión política. Estos hechos desembocaron en la sublevación de Pascua de 1916 y los disturbios civiles de 1920 y 1921. Al proclamarse en 1922 el Estado Libre de Irlanda, su capital, Dublín, experimentó una nueva fase de expansión. Se puso en práctica un programa intensivo para resolver el problema de su superpoblación.

La ciudad mantuvo su carácter de capital al constituirse, en 1936, el Estado de Eire y, más tarde, al proclamarse la República de Irlanda en 1949. El 1 de enero de 1973, el país entró a formar parte de la Unión Europea. Desde entonces ha experimentado un fuerte crecimiento económico y ha acogido numerosos inmigrantes de todo el mundo.

No se admiten más comentarios